Vino y Mole

Una de las recetas más tradicionales y a la vez más complejas de la gastronomía mexicana, es el mole rojo o mole poblano. Entre sus ingredientes se cuenta con: ajos, cebolla, almendras, pasas, ajonjolí, anís, azúcar, chocolate, perejil, clavo, pimienta, caldo de pollo, además de chiles mulatos, anchos, y chipotles.

La pregunta, que vino tomar con un buen Mole?. Analizando este platillo nos podemos dar cuenta de que no es fácil su maridaje. El mole poblano es de consistencia espesa, color rojo, casi café oscuro, con algunas variantes. Con pollo o pavo su textura es cremosa y el grado de picante depende de quien lo cocine, al agregar mayor o menor cantidad de chiles.

Por lo intensidad y sabores condimentados del Mole la recomendación es un vino con taninos fuertes y mucho cuerpo para  poder contrarrestar y complementar los exquisitos sabores de un buen Mole.

Aqui algunas sugerencias:

Clos apalta

Casa Lapostolle Clos Apalta: Rojo púrpura. Nariz licorosa, moras, guindas; tono a maqui, chocolate amargo, grafito, tabaco rubio, cedro. Boca de tanino vivo, bastante poderoso y de buena estructura tánica.

Kai

 

Errazuriz Kai: Rojo violeta profundo. Nariz especiada, más frutos rojos macerados, pimiento morrón, tabaco, chocolate bitter. En la boca es amplio, frutal, con un tanino sedoso.

Carmenere

El famoso Carmenere, este varietal que fue olvidado, confundido y menos preciado delante la uvas reinas como el Cabernet Sauvignon o Chardonnay. Hoy por hoy el Carmenere toma fuerza  y renace en un momento ideal.

El Carmenere como muchos saben este varietal tiene sus orígenes en Bordeaux, durante siglos se utilizo solamente para hacer y complementar las famosas mezclas de vinos finos en Bordeaux, sus notas verdes y potentes taninos complementaban estos finos jugos de esta bella región en Francia

No fue hasta hace una décadas cuando el Carmenere reaparece en el plan internacional. Chile adopta esta variedad como su uva simbólica. Hay que recordar que en Chile el Carmenere fue confundido por merlot durante muchas décadas y este había llegado a este paraíso de America del Sur antes de que la philoxera acabara con los viñedos en Europa.

Hoy por hoy Chile sigue aprendiendo como producir buenos Carmeneres, el clima de Chile, su terroir,y el savoir faire de Chile hacen que esta variedad cada dia evolucione y conquiste nuevos mercados, nuevos consumidores.